A finales de 2014 fue aprobada la reforma fiscal que ha favorecido la fiscalidad de los contribuyentes mayores de 65 años. Esta reforma hace que los beneficios obtenidos por la renta de cualquier elemento patrimonial, ya sean inmuebles, fondos de inversión, acciones etc., no estén sometidos a tributación del IRPF. Pero hay que diferenciar entre…