El precio del alquiler se dispara en la mayoría de las ciudades: ¿Qué hacer?

El precio del alquiler se dispara en la mayoría de las ciudades: ¿Qué hacer?

Según los informes realizados por el Idealista, la subida de los alquileres no da tregua en prácticamente ninguna provincia española. En los últimos dos años, es decir, desde septiembre del 2016 a septiembre de 2018 la subida media de los alquileres en España ha sido del 14,91%.

El gráfico señala cuánto ha subido en porcentaje el precio del metro cuadrado en viviendas de alquiler en las diferentes Comunidades Autónomas en los dos últimos años. En todas ellas se han producido subidas, las menos acusadas por debajo del 10% en Extremadura, Aragón, Castilla La Mancha y Murcia. En el extremo opuesto Navarra y Canarias, ambas con incrementos muy superiores al 20%.

¿Tiene derecho el casero a subir el precio del alquiler cuando quiera?
Considerando que en todos los lugares de España los precios han subido en los últimos 2 años, está claro que la preocupación de los inquilinos se resume en una pregunta ¿puede el casero subir el precio del alquiler cuando quiera?

La respuesta es no mientras el contrato esté en vigor. El precio del alquiler se pacta en el contrato inicial. Por tanto, la cuota a pagar mes a mes debe ajustarse a ese acuerdo por escrito. El casero no puede subir el precio sin más, pero sí que puede hacerlo -si el contrato lo recoge- según IPC u otros índices al iniciar un nuevo año. La duración del contrato depende de lo acordado con el casero. Si se trata de un alquiler residencial regulado por la Ley de arrendamientos urbanos modificada en 2013, se puede negociar entre las partes libremente, siempre garantizando un mínimo de 3 años iniciales a disposición del inquilino.

Sin embargo, la ley permite al casero subir el precio cuando el contrato llega a su fin. En este caso es donde los inquilinos encuentran el mayor problema de subidas de precios. En ese momento, siempre que el casero avise en el plazo estipulado en el contrato, puede rescindirlo. Es en estos casos cuando se producen las subidas tan elevadas que obligan al inquilino a buscarse una nueva vivienda.

¿Qué puede hacerse si está a punto de vencer el contrato?
OPCIÓN A
: La solución negociada para evitar una enorme subida en el precio del alquiler

La primera de las soluciones para conseguir que el alquiler no se dispare sin cambiar de piso es negociar con el casero una subida leve, o intentar incluso que mantenga el precio. Estos son algunos de los argumentos que podrían funcionar:

Alegar un buen historial de pagos. La morosidad preocupa cada vez más a los caseros. En 2017 se disparó un 4% y la deuda media de los inquilinos que no pagan ascendía a 6.000€.

Recordar lo bien mantenido que está el piso. Es otro de los grandes problemas de los caseros. Los destrozos y daños pueden hacer que la ganancia neta por alquiler sea nula o incluso a pérdidas por la inversión necesaria para las reparaciones.

Argumentar los costes y riesgo que supone buscar a otra persona. Tendrá que pagar a una inmobiliaria, a una gestoría para la documentación, etc.

En caso de que se convenzca al casero y finalmente se llegue a una solución negociada, se podrá hacer una modificación del contrato en vigor prorrogándolo con la nueva cuota, o firmar un contrato nuevo.

OPCIÓN B: Buscar un alquiler más barato: caso de ejemplo Madrid
La situación es todavía peor en Madrid y Barcelona. En ambas el precio del metro cuadrado se ha disparado y la media son 16,4€ metro cuadrado en Madrid y 17,3€ m2 en Barcelona. Es decir, que un piso de unos 60 metros cuadrados cuesta al mes 984€ en la capital y alcanza los 1038€ en la ciudad condal.

En Madrid ningún distrito ha bajado su precio de alquiler desde 2016. Sin embargo, sí existen distritos más baratos que otros. Una buena alternativa para los que viven en esta ciudad puede ser la de buscar un distrito cercano al actual en el que el coste sea inferior al que tienes. Por ejemplo, si actualmente el piso está en Chamberí y el alquiler cuesta de media 1.092 euros para un piso de 60 metros cuadrados, plantear una mudanza a un barrio más económico como Latina haría que el alquiler se situase en 708€. Eso permitirá un ahorro de 384 euros mensuales.

Cálculo antes de la mudanza y ahorrar dinero con un alquiler más barato en otro distrito
Una vez analizadas todas las situaciones, si se opta por cambiar de piso es necesario saber que existen una serie de costes asociados a tener en cuenta. Por un lado, hay que echar cuentas de cuánto cuesta la mudanza en caso, así como los extras de adaptación del mobiliario al nuevo hogar (por ejemplo, una lámpara extra o dos sillas más para el salón). El ahorro comenzará a producirse una vez se amortice el coste. Este ejemplo para entender mejor la situación:

Madrid
Coste alquiler anterior: ………………………………………………………………………………………. 1.092,00 €

Coste alquiler actual: …………………………………………………………………………………………….. 708,00 €

Ahorro mensual: ………………………………………………………………………………………………….. 384,00 €

Plazo en meses para amortización costes mudanza + adaptación: …………………………………. 5,47

Para un coste medio de mudanza de 900€ y un gasto de 1200€ en mobiliario y decoración del nuevo piso, se necesitarían 5 meses y medio para empezar amortizar la mudanza y comenzar a notar el ahorro en el ejemplo de Madrid.

Share This Post

Post Comment