Administración de fincas: las recomendaciones que deben hacer en primavera

Administración de fincas: las recomendaciones que deben hacer en primavera

Llevar al día las cuentas de las comunidades y dar servicio no siempre es tan sencillo como parece.

Los administradores de fincas llevan un par de años buscando alternativas y salidas a los retos que suponen las subidas de las tarifas de luz, por ejemplo, a las restricciones que tuvieron que instaurar durante la época de pandemia o incluso a las renegociaciones de contratos una vez que la inflación está disparada.

Pero no solo eso, también a la búsqueda de alternativas de proveedores que han tenido que cerrar debido a la crisis o bien que han necesitado reinventarse y han dejado de prestar ciertos servicios en el tiempo que solían hacerlo antes.

Hoy en día, gracias a la tecnología, también son capaces de planificar votaciones de vecinos online, pero también deben seguir dando una serie de directrices que, de cara a esta primavera/verano.

Recomendaciones para las comunidades de vecinos

  1. Barbacoas: el buen tiempo invita a disfrutar de las terrazas en las comunidades que las viviendas disponen de las mismas y, con ello, la idea de barbacoa se empieza a extender. Es necesario que, cada año, desde las Administraciones de Fincas se ponga en relieve qué es lo que la comunidad dicta a tal efecto que, por norma general, suele ser la negativa ante el riesgo de incendio que podría conllevar. El olor, riesgo y humareda que puede provocar es motivo suficiente para que haya que evitarlo.
  2. Animales: aunque con la nueva ley de protección animal este punto queda más que aclarado, es necesario que se recalque a los vecinos que no pueden dejar a sus mascotas en la terraza o en el interior de la vivienda desatendidos mucho tiempo porque sus ruidos pueden acabar suponiendo un problema para el descanso del resto de vecinos.
  3. Riego: llegado el calor, las ventanas, alféizares y terrazas se llenan de macetas. Es necesario atender bien cuál será su colocación para evitar accidentes en días de viento y, también, revisar cómo se riegan sin que acabe cayendo el agua a los vecinos de abajo.
  4. Reuniones: las reuniones son la guinda de todo el año, pero, llegado el verano, con el día alargado, estas también se alargan en las terrazas. Cuidar el ruido y los horarios es clave para una buena convivencia, al igual que lo es en las zonas comunes. “Hay horarios que deben respetarse para el descanso de quienes tienen niños o trabajan” reflejan desde Díez Vegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *