Huyendo del clasicismo, alfombras persas en ambientes modernos y actuales

Sin lugar a duda decorar es una de esas tareas que, aunque a priori pueda parecer sencilla, se puede tornar en algo más que complicado.

Y es que, una cosa es ver en una revista de decoración un trabajo realizado por especialistas, y otra bien distinta intentar reproducir lo que uno ha visto en su hogar. Por lo general, el resultado suele estar bastante alejado de lo que uno tenía en mente, incluso en algunas ocasiones el resultado final es incluso peor de lo que había antes de comenzar.

Huyendo del clasicismo, alfombras persas en ambientes modernos y actuales

Pese a que algunos atribuyen los buenos resultados decorativos al buen gusto que poseen y, por supuesto también influye, lo cierto es que los especialistas han tenido que estudiar para obtener su titulación y saber dar con lo que desea cada persona.

En la actualidad se habla de una enorme variedad de estilos decorativos distintos, el industrial, el moderno, el boho, el nórdico y, por supuesto el ecléctico, cada vez con mayor número de adeptos. Este último se caracteriza por entremezclar elementos de otros estilos decorativos con un resultado espectacular.

Sin embargo, a la hora de renovar la decoración de una estancia no pocos se deshacen de todo lo que había anteriormente en la estancia, sin darse cuenta de que están cometiendo un craso error.

Y es que, existen elementos que por norma general identificamos con estilos más clásicos y que parecen que no encajarán en un ambiente boho, moderno o nórdico, como es el caso de las alfombras persas en Madrid y, sin embargo, lo cierto es que en algunos casos pueden convertirse en el elemento que imprima la personalidad, el carácter y la calidez que se estaba buscando.

Las alfombras persas tienen fama por un motivo en particular, y es que, se trata de auténticas obras de artesanía capaces de permanecer inalterables durante muchos años, haciendo que cada año que suman, ganen en valor. Además, y pese a que se trate de productos artesanales no requieren de cuidados distintos en el día a día a los de cualquier otro tipo de alfombra. Eso sí, a la hora de acometer su limpieza es conveniente tener en cuenta los colores que poseen, así como el estado de las fibras para seguir prolongando y disfrutando de ella durante muchos años más, por ello lo ideal es acudir a profesionales.

Una alfombra persa puede ser la compañera de vida perfecta independientemente del ambiente deseado.

Share This Post

Post Comment